Contra lo dicho hace un mes, todo está conforme a ley para que el libro “Los demonios del Edén”, de Lydia Cacho, sea llevada a la pantalla grande por Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Bertha Navarro.

La obra aborda el tema de la prostitución infantil y pornografía que realizaba Jean Succar Kuri a principios de este siglo.
En agosto pasado, la cantante Edith Encalada, una de las chicas cuyo caso sirvió a Cacho para escribir el libro, dijo que buscaría frenar la producción cinematográfica por ser una invasión a su vida privada y no tener autorización suya.

Señaló que desde hace diez años emprendió una batalla legal contra Cacho porque fue quien, con base en engaños, aseguró, le sustrajo información y la publicó sin su consentimiento.
Ahora a pregunta expresa, Navarro señala que aún es temprano para hablar del filme que dirigiría Patricia Riggen (La misma Luna y Los 33), pero todo está en orden.

“Legalmente todo está bien, esperemos que el próximo o en dos años, se haga”, comenta en entrevista la también productora de “El laberinto del fauno” y “El espinazo del diablo”.
“Considero que se dará a conocer cuando realmente ya estemos, porque además es un proyecto muy grande, ambicioso, que no hemos podido hacer hasta ahora y sí se va a hacer, pero no quisiera hablar antes, casi no hablo antes de hacer algo”, abunda.

Bertha recibió el sábado, en el marco de Feratum, festival de cine de género, un reconocimiento por los 25 años de la cinta “Cronos”, ópera prima de Guillermo del Toro, y de la cual fue productora.
“Fue conseguir dinero aquí, allá y endeudarnos, fue difícil en ese sentido, pero ahí despega Guillermo y tuvo un reconocimiento inmediato de la industria americana”, recuerda.

POR AYOTZINAPA
Por ahora espera el lanzamiento en Netflix de “Ayotzinapa, el paso de la tortuga”, documental que produjo junto con el llamado “Gordo” y que aborda la desaparición de los 43 normalistas en septiembre de 2014.
Noviembre es la fecha tentativa para el estreno de la producción dirigida por Enrique García Meza.

“Es importante esa plataforma porque tiene una difusión y los padres y madres (de los estudiantes) lo que quieren es que internacionalmente se vea más; voy a tratar de que se exhiba en salas, pero no creo.
“Es una película que siempre va a tener una relevancia y, ahora, es el momento clave para que asuman las nuevas autoridades y es importante que los mexicanos sepamos y estemos pendientes, si queremos cambiar al país, tenemos que ser más participativos”, subraya.