Mito 1: “El VPH solo se transmite sexualmente”
Hecho: el VPH usualmente se transmite sexualmente, pero también puede transmitirse por el contacto de la piel en las áreas genitales y de la boca.

Mito 2: “El VPH es una señal de promiscuidad”
Hecho: el 80% de los seres humanos va a contraer el virus en algún momento de su vida. Es muy fácil de contraer y de transmitir y puedes contagiarte desde la primera vez que tienes cualquier tipo de contacto sexual.

Mito 3: “El VPH significa que tengo cáncer”
Hecho: hay por lo menos 200 tipos de VPH. Cerca de 40 de ellos afectan el área genital, lo que sólo significa que residen en esa zona. Unos pocos de esos 40 causan algunas sensaciones molestas pero inofensivas, como verrugas genitales. Unos 13 tipos de alto riesgo pueden causar cáncer de cuello uterino y otros cánceres genitales, así como cáncer de boca y garganta, pero eso es raro.

Mito 4: “Si tienes el VPH lo sabrás solo”
Hecho: el VPH no presenta síntomas y en la mayoría de los casos el sistema inmunológico liberará al cuerpo de la infección. Los exámenes de cuello uterino identifican cualquier célula anormal.

Reducción
Desde 2008, la OMS aprobó la vacuna contra el VPH -que no ha estado exenta de polémica- y algunos registros muestran un rápido declive del contagio y la enfermedad en algunas partes del mundo.
Según la OMS, la vacuna reduce en un 70% las probabilidades de sufrir cáncer de cuello uterino si se aplica en jóvenes entre los 12 y los 26 años, antes de que tengan su primera relación sexual.

Y en algunas zonas donde se han administrado las vacunas, el beneficio es evidente.
Por ejemplo, un estudio del Royal Womens Hospital de Australia señaló que se había presentado una merma en las infecciones por el VPH del 86% en jóvenes de 18-24 años que habían recibido tres dosis de la vacuna, y de un 76% en aquellos casos que solo habían recibido una dosis.

En Reino Unido, los números son similares. Las infecciones han bajado en menores de entre 12 y 18 años.
En América Latina, los datos son disímiles. A pesar de la rápida implementación de la vacuna en sus primeros años, los números de cobertura se redujeron debido a algunas anomalías que se adjudicaron a su aplicación.

“Los doctores y profesionales de la salud están teniendo más conversaciones con sus pacientes sobre el VPH cuando ellos vienen a recoger el resultado de los exámenes que se realizan”, le dijo a la BBC la doctora británica Philippa Kaye.
“Entender cómo se transmite el virus y los riesgos que tiene va a ayudar a derribar el estigma que hay a su alrededor”, añadió.