La realidad de sentirse solo no es cómo mucha gente se la imagina. La periodista Claudia Hammond, quien participó en el diseño y análisis de los resultados de la encuesta del proyecto de la BBC Loneliness Experiment (Esperimento sobre la Soledad), explora cinco hallazgos que son contraintuitivos.

1. Las personas más jóvenes se sienten más solas que las personas mayores
Cuando piensas en alguien que se siente solo, el estereotipo que tienes en mente es a menudo el de una persona mayor que vive sola y que casi no ve a nadie, pues nadie la visita y le cuesta salir.
De hecho, en el Experimento sobre la Soledad de la BBC, 27% de los mayores de 75 años dijo que a menudo o muy a menudo se sienten solos.
Resultó ser un porcentaje más alto del que se refleja en otras encuestas.
Debido a que la encuesta era por internet, tuvimos una muestra que se autoseleccionó, es decir, que vino por su cuenta al proyecto, y eso pudo haber ayudado a atraer a más personas que se sienten solas al experimento.
Sin embargo, las diferencias entre los grupos de edad son sorprendentes.
•    “Estoy rodeada de gente, pero ¡me encuentro tan sola!”
Los niveles de soledad en realidad fueron más altos entre los jóvenes de 16 a 24 años, con un 40% diciendo que a menudo o muy a menudo se sienten solos.
Esto plantea la pregunta de por qué tantos jóvenes dicen que se sienten solos.
Quizás están más preparados para admitir sentimientos de soledad que las personas mayores, quienes pueden sentir que necesitan enfatizar su independencia.
Pero cuando se les preguntó a todos los participantes: ¿en qué momento de su vida se sintieron solos? incluso en retrospectiva, la respuesta más común que daban era cuando eran adultos jóvenes.

2. 41% de las personas piensa que la soledad puede ser positiva
Este hallazgo coincide con las teorías de pensadores como el difunto neurocientífico John Cacioppo, que creía que evolucionamos para experimentar la soledad porque puede ser útil, aunque sea muy desagradable.

Los seres humanos han sobrevivido formando grupos cooperativos. Si las personas sienten que están siendo excluidas de un grupo, los sentimientos de soledad podrían llevarlos a esforzarse por conectarse con los demás, a encontrar nuevos amigos o a revivir viejas relaciones.
El problema es que esa situación se puede volver crónica y puede tener un impacto serio en el bienestar y quizás incluso en la salud.
Los sentimientos de soledad crónica se asocian con un mayor riesgo de sufrir de depresión tras un año de empezar a experimentarla.

•    4 maneras como la soledad puede afectar tu salud física
Nos sorprendió que en la encuesta, aunque el 41% de todos los participantes dijeron que la soledad podría ser positiva, esta tasa se redujo al 31% en el caso de los que dijeron que a menudo se sienten solos.
La soledad puede ser hacerte sentir tan miserable y angustiado, que cuando se extiende en el tiempo puede ser difícil verle un lado positivo.

3. Las habilidades sociales de las personas que se sienten solas no son peores que las del promedio
A veces se asume que las personas que se sienten solas están así porque les resulta difícil hacer amigos y, por eso, se piensa que ayudarlas a mejorar sus habilidades sociales marcaría la diferencia.

Esto no fue lo que encontramos al analizar los resultados de la encuesta. Un elemento clave de la interacción social es la capacidad de percibir lo que otras personas están sintiendo para poder ajustar nuestras respuestas y actitud a esa percepción.
Quizás las personas con las que estamos interactuando están preocupadas por algo o quizás las hemos ofendido sin darnos cuenta.
Una forma de medir esta habilidad es darles a las personas imágenes de una serie de rostros o incluso de ojos para evaluar qué tan buenos son para determinar qué emoción están experimentando esas personas en las fotos.
•    La soledad, un mal contemporáneo mundial que en Reino Unido ahora es asunto de Estado
No hubo diferencia entre los puntajes promedio de las personas que a menudo se sentían solas y las personas que no se sentían así.
Sí hubo diferencias en las puntuaciones del neuroticismo, que, de acuerdo con la psicología, es la probabilidad de inestabilidad emocional, cambios de humor, sentirse deprimido, solo, enojado o triste.
Esas diferencias en el neuroticismo tal vez se deba a la ansiedad provocada por las situaciones sociales la que les dificulta a las personas que se sienten solas lidiar con el sentimiento de soledad y no tanto las habilidades sociales que posean.

4. El invierno no te hace sentir más solitario que otra época del año
En el período previo a la navidad, a menudo se ven campañas de organizaciones benéficas en las que se ven adultos mayores solos y aislados.
Es un día del año en el que las personas tratan de reunirse con sus seres queridos para celebrar, por lo que la idea de enfrentar el día solo es algo que mucha gente temería.
La comediante británica Sarah Millican lleva a cabo una muy exitosa campaña en Twitter conocida como #joinin y busca que las personas que se sienten solas durante el día de navidad puedan conversar entre sí.
Y si vives en el hemisferio norte, entonces la navidad también cae en el medio del invierno, cuando los días son más cortos y la gente se queda más tiempo en espacios cerrados, lo cual aumenta la sensación de aislamiento si ya de por sí te sientes solo.
Pero descubrimos que para muchas personas que se sienten solas, el invierno no es peor que en cualquier otra época del año.
Les pedimos que nos dijeran en qué momento del año y en qué momento del día se sentían más solos y estos fueron los resultados:
Más de dos tercios de las personas dijeron que el invierno no era más solitario que cualquier otra época del año.

La minoría de personas que dijeron que una época del año en particular los hacen sentir más solitarios, eligieron el invierno, pero otro grupo minoritario incluso eligió el verano.
En navidad, muchas personas hacen todo lo posible para asegurarse de que todos sus allegados estén incluidos, invitando a los amigos que saben pueden llegar a estar solos.
Pero en verano, si todos los demás se van de vacaciones, es posible que alguien se quede atrás.
Entonces, tal vez deberíamos comenzar a preguntarnos si otras personas podrían sentirse solas todo el año, en lugar de solo en navidad.

5. Las personas que a menudo se sienten solas tienen niveles más altos de empatía que muchas personas
En la encuesta se midieron dos tipos de empatía.
Una de ellas fue la empatía por el dolor físico de los demás: cuánto realmente lamentas que alguien accidentalmente se haya lastimado la mano cuando la puerta se cerró, o cuando alguien agarró un sartén hirviendo o una avispa lo picó.
El otro tipo es cuánta empatía tienes por el dolor social de otras personas, por alguien que ha sido acosado o intimidado en la escuela, por una persona que no ha sido invitada a una fiesta o que su pareja la abandonó.

No hubo diferencia en la empatía por el dolor físico entre las personas que se sentían más o menos solas. Pero las personas que dijeron que a menudo o muy a menudo se sentían solas obtuvieron puntuaciones más altas en promedio por la empatía por el dolor social.
Tal vez porque han experimentado por sí mismos lo que se siente quedarse fuera, se identifican más con otras personas que se encuentran en la misma situación.