Alimentación, ejercicio físico y mental, junto con chequeos médicos hacen parte de los elementos que te permiten mantener un estilo de vida saludable.

Los buenos hábitos que has mantenido durante tu vida te permiten gozar de buena salud. Sin embargo, en la etapa de la madurez se debe prestar atención a ciertas sintomatologías. Los especialistas Robinson Cuadros, presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría, y Wilson Daniel Ossa, psicólogo, salubrista y director general de la Organización Lazos Humanos, hacen las siguientes recomendaciones para la salud física y emocional:

1. Hombres y mujeres deben tener una evaluación periódica de las posibles alteraciones en el equilibrio y la marcha que pueden derivar en caídas y fracturas.

2. Hay que prestarle atención al consumo de varios medicamentos, también conocido como polifarmacia, hábito que puede generar intoxicación.

3. Controlar los casos y síntomas de goteos espontáneos y el estreñimiento.

4. Hábitos como el tabaquismo y el alcoholismo, condiciones como la obesidad, el estrés, la soledad, el sedentarismo y la falta de actividad mental son factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer complicaciones en la salud. Con un cambio de costumbres y rutinas es posible reversar sus efectos.

5. Hacer un seguimiento del estado de ánimo y de la memoria permite hacer una detección temprana de alteraciones cognoscitivas que pueden derivar, por ejemplo, en depresión, enfermedad que se presenta con mayor frecuencia a partir de los 60 años.

6. Mantener buenas relaciones sociales, interesarse por aprender cosas diferentes, así como tener nuevas experiencias y cultivar la espiritualidad son algunas alternativas que pueden aportar para tener una buena calidad de vida.