Luego de un decenio de ausencia, Bacilos está de vuelta para reencontrarse con su público tapatío este 20 de octubre en Calle 2, con sus integrantes originales: Jorge Villamizar, André Lópes y José Javier Freire. La cita es en punto de las 19:00 horas y los precios del boleto irán de los $708 a mil 195 pesos en las taquillas del recinto.

Pasaron 10 años entre la separación del trío en 2007 y el lanzamiento de su sencillo “Por hacerme el bueno”, en 2017, pero a veces el tiempo pasa en el exterior, no en el interior de las personas. Jorge Villamizar, vocalista y guitarrista, nos comentó antes de partir a Chile: “El grupo ha cambiado mucho menos de lo que ha cambiado el mundo. Nos separamos en 2007, sólo en ese año pasaron cosas loquísimas. Apareció el iPhone, las redes sociales, se eligió a Obama. Fueron años increíbles, históricos. La realidad que se vive hoy es súper diferente. La industria cambió, la música latinoamericana vive una revolución tremenda. Es el cambio más grande en décadas. Nosotros somos los que menos cambiamos: tenemos más canas, pero la onda en el grupo, la forma de ser es muy parecida”.

Para el grupo, el reencuentro fue cuestión de darle “play” de nuevo a su carrera, acabando con la pausa, de allí el nombre de su nuevo álbum: “El disco se llama ‘¿Dónde nos quedamos?’, alude a eso: han pasado 10 años. Retomamos donde estábamos, es como si no hubiera pasado el tiempo”.

La emoción no se ha hecho esperar en sus conciertos, según lo han podido comprobar en su gira: “Estuvimos en España, Alemania, Colombia, vamos para Chile. Hemos estado en diferentes lados. Nos pasó algo interesante hace unos meses en P’al Norte en Monterrey, éramos la banda sorpresa: nos quedamos enloquecidos con la reacción del público, impresionante. Esa ha sido la tendencia: se siente mucho cariño, la gente está con nosotros, hay una conexión, una buena onda. No solo el público, los medios también. Estamos contentos con el regreso”.

Jorge recordó el primer concierto de Bacilos, luego de la pausa: “Hicimos un gran esfuerzo por hacerlo en Chile. La banda se separó en Viña del Mar. Sería romántico que lográramos hacer el primer show en el mismo país. Lo logramos, y sí fue un show muy especial, un poco caótico de alguna manera. Nos adaptamos al mundo moderno: las cosas que se pueden hacer hoy técnicamente son diferentes a lo que se hacía antes.

Ese show fue algo una especie de experimento. Fue más para nosotros que para el público. Fue mucha gente, claro, pero nosotros estábamos como flotando en el espacio”.

Con ganas de recordar
Aunque ya salió el nuevo disco, el repertorio que interpretan se basa en las canciones que los hicieron famosos: “Vamos con las clásicas. El disco salió hace unas semanas, y después de todo este tiempo lo que espera la gente son las canciones que conocieron. Nuestra intención es complacerlos, son los que mandan… Es bonito cuando el público participa, y eso pasa cuando conocen las canciones”.
La conexión con la gente es fundamental para que se dé esa satisfacción en los conciertos: “Los conciertos son como un viaje comunitario, conectamos con el alma de la gente. Y viajamos por emociones, por recuerdos, por sensaciones. Lograr eso es alucinante. Es hermoso. Es privilegiado sentir eso: eso pasa a veces desde el comienzo. Cuando se da es espectacular, es lo que pretendo. Es lo que nos mantiene en este negocio de locos”.
Para el vocalista de Bacilos regresar a Guadalajara es importante, pues gusta de la ciudad (del tequila a las carnes en su jugo), aunque le queda un pendiente todavía: “Lo que me falta es visitar la Feria del Libro, siempre me he quedado con las ganas”.