Han pasado casi cuatro meses desde la explosiva noticia de que el departamento del Tesoro de Estados Unidos había colocado al cantante mexicano Julión Álvarez y al futbolista Rafa Márquez en una lista de supuestos testaferros del narco.

Ahora, Espinoza Paz —otro popular cantante de música norteña y de banda— admite que ha cantado para los narcos y que muchos de sus colegas también lo han hecho, algo que no deberían negar.

“No voy a decir nombres, pero los he escuchado y me han platicado, y sería una mentira decir que no lo hemos hecho”, aseveró el artista de 36 años nominado al Latin Grammy.
El cantante explicó que en las ocasiones en que sucedió, no se percató de quién lo había contratado hasta que llegó a hacer el concierto. En ningún caso, aseguró, ha tenido ningún problema.

“Podría decir que me han tratado bien, me han tenido respeto y eso se los agradezco, en primera que me den trabajo y en segunda que me han dado buen trato”, aseguró a la cadena Notimérica.
Durante su entrevista, el intérprete de “Perdí la pose” y “Cobijas ajenas” se distanció tajantemente del mundo del narcotráfico.

“Si piensan que a eso van hacer para el mundo, pues que cada quien elija su camino”, exclamó. “Pero te voy a decir una cosa, hay gente más peligrosa a la que le he cantado y autorizada y más peligrosa, que ha hecho más daño como país y que está autorizada para hacer eso [sic]”.

Con estas declaraciones, el cantante se uniría a una larga lista de famosos, como Kate del Castillo, Alicia Machado, Joan Sebastian o Jenni Rivera, que han sido vinculados de una u otra manera con el mundo del narcotráfico.