Daniel Poncedeleon lanzó siete innings sin permitir hit, pero el venezolano Eugenio Suárez comenzó un ataque de dos carreras en el noveno para que los Rojos de Cincinnati remontaran y vencieran ayer 2-1 a los Cardenales de San Luis.

Un jonrón solitario de Suárez con dos outs ante Bud Norris (3-3) empató la pizarra 1-1. El cerrador permitió luego que las bases se llenaran, con dos sencillos y un boleto.
El colombiano Dilson Herrera llegó como emergente y bateó un sencillo para que los Rojos cortaran una racha de cuatro derrotas consecutivas. Jared Hughes (3-3) resolvió el noveno episodio y terminó llevándose el triunfo.
La remontada estropeó una estupenda faena de Poncedeleon, quien volvió a la lomita 14 meses después de sufrir una lesión severa en la cabeza.
El 9 de mayo del año pasado, el derecho fue golpeado en la sien derecha por una línea, cuando lanzaba por el equipo de Memphis en la Triple A. El pitcher de 26 años sufrió una fractura de cráneo y una hemorragia cerebral.
Se le sometió a una cirugía de emergencia, seguida por meses de recuperación. Los Cardenales lo convocaron ayer para reforzar su diezmada rotación.
El californiano dio tres boletos y repartió tres ponches. Hizo 116 pitcheos y fue sustituido por un bateador emergente en el octavo inning, cuando San Luis ganaba por 1-0.
Por los Rojos, los venezolanos José Peraza de 4-0, Suárez de 4-1 con una anotada y una impulsada. El dominicano Luis Castillo de 2-0. El colombiano Herrera de 1-1 con una remolcada.