Una nueva barrida cortesía de los Warriors de Golden State. De la mano de su estrella Stephen Curry, quien anotó 30 puntos, y Draymond Green con 10 rebotes y 11 asistencias, el conjunto de la Bahía derrotó 121-95 al Jazz de Utah, mareado por la potente ofensiva de los visitantes.

Desde el primer cuarto los Warriors impusieron su estilo ofensivo y no le otorgaron la bola a los locales. Curry y compañía demostraron la intención de finiquitar la serie y tomar un descanso merecido antes de enfrentar a los Rockets de Houston o los Spurs de San Antonio en la Final de Conferencia Oeste.

Ya son ocho victorias de manera consecutiva para un Golden State encarrilado rumbo a una nueva Final de la NBA. En los cuatro partidos de la serie, Utah no tuvo una idea de cómo lastimar a los Warriors.
Ayer por la noche Gordon Hayward hizo todo lo posible por atacar a los líderes del Oeste, incluso alcanzó a sumar 25 unidades y cinco rebotes, pero fueron inútiles.

Con el monstruo de tres cabezas conformado por Curry, Kevin Durant y Klay Thompson, la quintenta de Oakland será un dolor de cabeza para cualquiera de los dos conjuntos texanos, que tienen su serie empatada a dos triunfos por bando. Los Rockets y los Spurs disputan su quinto juego de la serie esta noche, en casa de San Antonio, el AT&T Center.