El estadunidense Floyd Mayweather y el irlandés Conor McGregor comenzaron a calentar su pelea en la primera rueda de prensa, con advertencias de lo que sucederá el próximo 26 de agosto.
En la primera de cuatro conferencias con miras a la batalla a realizarse en la T-Mobile Arena de Las Vegas, este día se vieron en el Staples Center de Los Ángeles y ante miles de aficionados.

Mayweather Jr, claro favorito para salir con la victoria y alcanzar el 50-0 en su registro profesional, aseguró que “Dios no comete errores y solo hizo una cosa bien, mi récord”.
Con una sudadera con los colores de la bandera de Estados Unidos y el “TMT”, el pugilista manifestó que sin importarle si es en el octágono o en el ring, pateará el trasero del peleador de artes marciales mixtas.

Reconoció que ya no es el mismo de hace cinco o diez años, pero dejó en claro que tiene lo suficiente para vencer a su oponente, además de enseñarle un cheque de 100 millones de dólares.
McGregor, con elegante traje, dijo que disfruta y que trabajó para este momento, seguro de que el día de la pelea noqueará a Floyd en cuatro rounds, “recuerden mis palabras, va a ser un gran espectáculo”.
Dijo que no importan los guantes con los que peleará ese día, los cuales no serán mexicanos por decisión del “Money”, pues “lo único que necesito es mi protector bucal y ya, que pida lo que quiera”.
Aunque antes de comenzar la conferencia tuvieron un cara a cara, con un metro o más de distancia entre ambos, al final de la misma volvieron a encararse, ahora sí a escasos centímetros uno del otro, mientras no paraban de hablar.

Este fue el primer capítulo de cuatro que tendrán esta semana con sus conferencias, que seguirán los próximos tres días en Toronto, Nueva York y Londres, y que finalizará en el inmueble de Las Vegas el 26 de agosto, cuando hablen con los puños en el ring.