mexicocubakPese a la goleada de 6-0 ante Cuba, Miguel Herrera no salió con tono triunfalista, se lo tomó con calma a sabiendas que la isla no es un rival de gran potencia futbolística. El técnico de la Selección Mexicana sabe que lo mejor está por venir.

“Simplemente es un triunfo, no puedes pensar que cambia algo, sabíamos que era el rival más débil y había que demostrarlo en la cancha, el equipo salió desde el primer minuto a tratar de hacer el gol, prueba de ello es que el portero de ellos hizo un muy buen partido. Es una victoria, pero no venimos por un triunfo, sino por el torneo, por la copa”, indicó.