El Real Madrid sufrió, pero se clasificó este miércoles para las semifinales de la Liga de Campeones pese a perder 1-3 en su campo con la Juventus en la vuelta de los cuartos del torneo continental, gracias a un penal anotado por Cristiano Ronaldo en el descuento (90+8).

Antes de ese gol in extremis, que sirvió para poner el 4-3 en el global de la eliminatoria y dar el pase al Real Madrid, la Juve había igualado el partido de la ida con dos testarazos del delantero croata Mario Mandzukic (2, 37) y un tanto del francés Blaise Matuidi (61).

La Juve acabó con diez el partido por la expulsión de Gianluigi Buffon por protestar en la jugada del penal (90+1) en el que podría ser su último partido de Liga de Campeones.
El Real Madrid se metió en su séptima semifinal consecutiva tras sufrir lo indecible prácticamente desde el primer minuto ante una Juve que salió a por el partido, pese a haber perdido 3-0 en la ida.
“Hicieron muy buen partido ellos y nosotros regular, pero hemos querido hasta el final pasar y dentro de los dos partidos creo que merecíamos nosotros pasar”, afirmó Zidane tras el partido.
“Sabor amargo”
“Nos quedamos con un sabor un poco amargo porque el equipo jugó muy bien”, dijo el técnico de la Juventus, Massimiliano Allegri, tras el partido.
Mandzukic mordió pronto cuando apenas se llevaba 1:16 de juego al rematar al fondo de las redes blancas un centro desde la izquierda de Sami Khedira haciendo el gol más rápido recibido por el Real Madrid en la Liga de Campeones.
Los italianos presionaban arriba a unos jugadores locales muy nerviosos, que tardaron en entrar en el partido.
Por la izquierda, Marcelo penó para detener las entradas de Douglas Costa, que entraba con un cuchillo para poner balones al área o probar el mano a mano con Keylor Navas (7).
La delantera italiana presionaba a una defensa blanca, que acusó la falta del sancionado Sergio Ramos para poner orden.
Ante una “Juve” volcada, las primeras ocasiones blancas llegaron en rápidos contraataques llevados por las bandas de Marcelo y Dani Carvajal.
Poco a poco, el Real Madrid se sacudió la presión de la Juventus, apareció Luka Modric en el centro del campo y el equipo blanco llegaba mejor.
Buffon expulsado
Navas bloquéo mal un centro desde la derecha, escapandosele el balón, lo que aprovechó Blaise Matuidi para hacer 3-0 que empataba la eliminatoria.
Sin más opción que irse a por el gol, los blancos se fueron hacia arriba convirtiendo el partido en un intercambio de golpes.