Seleccionar página
Tormenta Eta deja lluvias torrenciales en oeste de Florida

Tormenta Eta deja lluvias torrenciales en oeste de Florida

ST. PETERSBURG, Florida, EE.UU. (AP) — La tormenta tropical Eta descargó lluvias torrenciales en la costa oeste de Florida en su avance sobre el estado tras tocar tierra en una zona densamente poblada de Tampa Bay en la madrugada del jueves.

Eta llegó a tierra cerca de Cedar Key, Florida, con vientos máximos sostenidos de 85 kmsh (50 mph). El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) en Miami prevé que cruce la región en dirección noreste a medida que pierde fuerza. La tormenta recuperó brevemente la categoría de huracán el miércoles en la mañana, pero los meteorólogos reportaron más tarde que se debilitó a tormenta tropical.

No se reportaron daños personales ni materiales graves de inmediato en la zona de Tampa Bay cuando el meteoro pasó sobre esa zona el miércoles por la tarde. Se emitieron varias alertas por tornado, pero no hubo reportes de que tocasen tierra.

Gran parte del área de Tampa Bay estaba bajo una alerta de marejada ciclónica el jueves en la mañana. La tormenta obligó a las autoridades a cerrar algunos carriles en dos de los tres puentes que cruzan la bahía conectando St. Petersburg con Tampa, reportó el Tampa Bay Times. El Puente Sunshine Skyway, que une los condados de Pinellas y Manatee, también seguía cerrado en la madrugada del jueves.

En Tampa, los bomberos rescataron a alrededor de una docena de personas que quedaron atrapadas por inundaciones en Bayshore Boulevard. A primera hora del jueves quedaban algunos autos abandonados en la carretera anegada, dijo WFTS en Tampa.

La tormenta estuvo serpenteando por el Golfo de México desde su llegada al sur de Florida el domingo. A las 04:20 horas del jueves, su vórtice estaba a 10 kms (5 millas) al norte-noroeste de Cedar Key y avanzaba en dirección noreste a aproximadamente 20 kms/h (13 mph).

Se espera que Eta se disipe sobre el Atlántico occidental durante el fin de semana.

Fuente: AP.

Retiran la lechuga romana de las tiendas Walmart por posible brote de la bacteria E. coli

Retiran la lechuga romana de las tiendas Walmart por posible brote de la bacteria E. coli

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) recomendó este martes que se retirará de la venta una marca de lechuga romana que se vende en las tiendas Walmart debido a un posible brote de la bacteria E. coli.

La advertencia sólo aplica para la lechuga de la marca Tanimura and Antlede venta en Walmart en 19 estados (Arkansas, Oregon, California, Arizona, Oklahoma, Indiana, Nebraska, Montana, Tennessee, Wisconsin, Nuevo México, Carolina del Sur, Wichita, Carolina del Norte, Ohio, Virginia y Maryland) y Puerto Rico. Y solo afecta a los productos que fueron empaquetados el 15 de octubre o el 16 de octubre de 2020.

El Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural de Michigan encontró una muestra contaminada con esta bacteria en un análisis aleatorio que es parte de un programa de detección rutinario, lo que provocó la advertencia de la FDA.

“Es poco probable que este producto siga disponible en los supermercados debido a la vida útil de la lechuga y la cantidad de días que han transcurrido”, dijo la compañía en un comunicado en el sitio web de la FDA.

Sin embargo, si alguno de estos paquetes de lechuga romana todavía se encuentra en el hogar, la recomendación de las autoridades es que los consumidores se deshagan de él y desinfecten cualquier contenedor en el que haya estado.

Hasta ahora no se han reportado enfermedades relacionadas con el E. Colli por el consumo de lechuga romana.

Ningún otro producto de Tanimura and Antle o de otras marcas ha recibido una advertencia por posible contaminación.

Fuente: Telemundo.

Este sobreviviente de la tormenta Eta dice que perdió a 40 familiares

Este sobreviviente de la tormenta Eta dice que perdió a 40 familiares

Rescatistas en Guatemala seguían este lunes buscando a decenas de personas que se creía fueron sepultadas por un enorme alud de tierra provocado por las intensas lluvias de la tormenta Eta en el pueblo indígena de Quejá.

En esa localidad, un hombre identificado como Emilio Caal, quien fue rescatado en helicóptero por las autoridades, dijo que perdió a cerca de 40 familiares. “Mi esposa está muerta, mis nietos están muertos”, se lamentó desde un hospital cercano. 

Caal, de 65 años, sufrió una dislocación en el hombro cuando el deslizamiento de tierra envió rocas, árboles y tierra a toda velocidad hacia la casa donde estaba a punto de sentarse a almorzar con su esposa y sus nietos. Dijo que fue desplazado varios pies por la fuerza del deslizamiento, y que ninguno del resto de sus familiares pudo salir.

Guatemala, uno de los países centroamericanos más afectados por la fuerza del ciclón ya confirmó la muerte de 27 personas y al menos 109 siguen  desaparecidas.

Los equipos de búsqueda comenzaron a sacar los primeros cuerpos que quedaron bajo el lodo tras un deslizamiento de tierra en San Cristóbal Verapaz, pero el trabajo era lento y la ayuda iba llegando a cuentagotas. Los rescatistas tuvieron que sortear múltiples corrimientos de terreno solo para llegar al sitio donde funcionarios estiman que unas 150 casas fueron devastadas.

Fuente: Telemundo.

Votantes encuentran el país más dividido que nunca

Votantes encuentran el país más dividido que nunca

HOLLYWOOD, Fla. – Eran justo después de las 2 a.m. del miércoles y el presidente Donald Trump hablaba desde la Casa Blanca, declarando tanto la victoria como el fraude electoral.

Dan Hensley, un republicano de toda la vida cuyas reservas sobre Trump habían dado paso a un fuerte apoyo al exvicepresidente Joe Biden, estaba sentado solo en su casa de la playa de Amelia Island, Florida, escuchando al presidente decir que ya había ganado las elecciones, a pesar de que millones de votos no habían sido contados.

Hensley, de 63 años, se levantó de su silla favorita en la sala de estar, apagó el televisor y se fue a la cama, sintiendo que el país estaba más dividido que nunca.

“La gran grieta en Estados Unidos se hizo más grande anoche”, dijo Hensley, un ejecutivo corporativo que había votado constantemente por los republicanos desde 1976, excepto en 2016, cuando no eligió a Trump ni a Hillary Clinton.

Hace tres semanas, se unió a su esposa y dos hijos adultos para votar por Biden.

El miércoles por la mañana amaneció con incertidumbre, insatisfacción y miedo.

Cientos de miles de boletas se seguían contando y las principales carreras, incluyendo la presidencial, seguían sin ser convocadas.

Pero algunas verdades estaban perfectamente claras: Trump no iba a probar que los expertos se equivocaban con una rotunda victoria de la “mayoría silenciosa”.

Y los demócratas no iban a entregar un repudio decisivo al partido de Trump con victorias en todas las votaciones.

Eso significa que mientras los dos campos políticos se preparaban para el litigio y las batallas de los próximos días, muchos votantes de ambos partidos se quedarían con la preocupante constatación de que quizás habían malinterpretado a su país, a sus pueblos, quizás incluso a sus vecinos.

“Honestamente, me desperté exhausto y ansioso”, dijo Marbili Walters, de 37 años, partidario de Trump nacido en Venezuela y director de negocios local que pasó las últimas dos semanas llamando a las puertas en San Petersburgo, Florida, tratando de convertir a los votantes.

“Se siente como si hubiera un lado o el otro y votar por alguien más no debería sentirse como si estuviéramos en guerra”.

Fuente: NYTimes.

Una jornada electoral llena de sorpresas

Una jornada electoral llena de sorpresas

Los estadounidenses salieron el martes a votar bajo la sombra de una pandemia en pleno resurgimiento, rumores de supresión del voto y expectativas de violencia.

Las predicciones de disturbios no se materializaron, y en un hecho de gran relevancia, a unas horas de que se cerraran las urnas en la mayor parte del territorio, el candidato Joe Biden salió a dar un discurso en el que llamaba a la calma y aseguraba que el resultado de la elección presidencial, probablemente no se sabría hasta dentro de unos días, cuando terminaran de contarse los votos emitidos por correo, que se calcula en unos 100 millones.

Aunque todas las encuestas colocaban al candidato demócrata al frente del presidente Trump, a lo largo de la noche fue quedando claro, como un deja vu del 2016, que la competencia era mucho más cerrada de lo que se esperaba y que el presidente Trump tenía grandes posibilidades de obtener la reelección.

De una manera u otra, la elección presidencial se convirtió en un referendo en torno a la actuación del presidente Donald Trump a lo largo de los últimos cuatro años y sin duda en la forma en que manejó la pandemia del coronavirus.

Al parecer el alto número de contagios y muertes, los escándalos políticos y la poca corrección política del presidente, no influyeron en los votantes de numerosos estados que le dieron sus votos electorales a Trump.

En Los Ángeles la jornada dio inicio con grandes señales de inquietud. En el área de Beverly Hills y en Rodeo Drive, los comerciantes de marcas de lujo tapiaron ventanas y puertas en previsión de posibles disturbios. Por la tarde, el Departamento de Policía de Los Ángeles, se declaró en alerta táctica en todos los vecindarios. Algunos brotes de inconformidad se registraron en el centro de la ciudad, pero fueron sofocados de inmediato.

Uno de los temores más grandes era que militantes de grupos radicales de derecha e izquierda se presentaran en las urnas para desmotivar el voto en persona, afortunadamente no se materializó.

Conforme el mapa electoral se fue tiñendo de rojo republicano, los papeles fueron cambiando. Y es que, al principio de la jornada, se sabía que el presidente Trump y los miembros de su campaña, tenían proyectado acudir a las cortes para anular la mayor cantidad de votos posibles. Sin embargo, el discurso de Joe Biden, dio a entender que los demócratas no van a conceder la victoria y que pelearán por un conteo exhaustivo de los votos emitidos por correo y en ausencia.

Tal vez una de las características más representativas de esta jornada, fue la votación anticipada y por correo que se desarrolló en algunos estados desde mediados de octubre y que permitió que más de 100 millones de personas votaran de manera anticipada. Todo esto en medio de temores de que el Servicio Postal de Estados Unidos no tuviera capacidad para distribuir a tiempo los votos, debido a que, en los últimos años, esa dependencia ha sufrido un importante recorte de recursos.

Entre otras sorpresas de la noche se encuentra el hecho de que la mayoría de los estados clave, como Pensilvania, Ohio, Wisconsin, Florida, Texas, fueron a manos de Trump, sin que hubiera la gran disputa electoral que se esperaba.

Un ejemplo de la movilización del voto latino fue Arizona, que después de décadas de lealtad al partido Republicano, votó en favor de Biden y de los candidatos demócratas. Ese estado fue uno de los grandes objetivos de organizaciones comunitarias que buscaban movilizar el voto latino. Algo similar ocurrió en Nevada, donde las tendencias favorecían a los demócratas.

La jornada electoral concluye con un cierre incierto, en el que las tendencias favorecen la reelección del presidente Trump, a pesar de que todavía matemáticamente, existe una posibilidad de que Joe Biden regrese a la Casa Blanca.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Trump vs Biden: ¿cuándo sabremos el resultado de las elecciones?

Trump vs Biden: ¿cuándo sabremos el resultado de las elecciones?

Las elecciones presidenciales que celebra Estados Unidos este martes son inéditas, y puede que pasen días o incluso semanas antes de que se conozca quién resultó ganador: Joe Biden o Donald Trump.

Millones de estadounidenses han votado esta vez por correo debido a la pandemia de coronavirus, lo que significa que es muy probable que el recuento de todos los votos se retrase.

¿Cuándo se suele conocer el resultado de las elecciones estadounidenses?

El resultado de las elecciones se suele anunciar la noche del día de las elecciones, que este año es este martes 3 de noviembre.

Diferentes estados concluyen las votaciones en horarios distintos. Las primeras urnas cierran en la costa este a las 19:00 hora local (00:00 GMT).

Después del cierre de las urnas se procede al conteo de votos en cada estado.

Los principales medios de comunicación estadounidenses “declaran” la victoria de un estado cuando creen que un candidato tiene una ventaja definitiva, pero eso es una predicción y no el resultado final. Lo mismo ocurre cuando los medios “declaran” ganador a nivel nacional.

Los presidentes de Estados Unidos no se deciden por el total de la votación popular a nivel nacional, sino ganando en los suficientes estados.

Cada estado tiene una cierta cantidad de “votos electorales” que se lleva por completo el ganador en ese territorio. El número de votos electorales de cada estado se basa en la población del mismo.

Para ganar la Casa Blanca se necesitan 270 votos electorales.

En 2016, la victoria electoral fue declarada a favor de Donald Trump alrededor de las 02:30 AM hora local del este (07:30 GMT), cuando la victoria en el estado de Wisconsin le permitió superar los 270 votos electorales necesarios.

Fuente: MSN.News