Seleccionar página
Dos nuevos incendios en California arrasan con casi 10,000 acres en un solo día. Las llamas obligan a evacuar un hospital

Dos nuevos incendios en California arrasan con casi 10,000 acres en un solo día. Las llamas obligan a evacuar un hospital

Dos nuevos incendios forestales arrasaron con casi 10,000 acres en un solo día en California, que este año ha batido récord con más de 3.7 millones de acres quemados.

Uno es el incendio Zogg en el condado de Shasta, que ha quemado 7,000 acres. El otro es el de Glass, más al sur, en el condado de Napa, que hasta el domingo por la noche había quemado 2,500 acres.

Este último arrasó con viñedos y estructuras. “Es una cremación”, aseguró a CNN Craug Battuelo. Su familia ha cultivado uvas en Santa Elena por más de un siglo. Más de 1,800 personas se vieron obligadas a dejar sus casas y otras 5,000 personas están bajo alerta de evacuación.

Entre quienes se vieron obligados a evacuar hay al menos 55 pacientes del hospital Adventist Health St. Helena, un centro que ya es la segunda vez que tiene que ser abandonado este año por la amenaza del fuego.

Según indicaron desde el hospital en un comunicado, la evacuación se produjo de forma rápida y sin dificultades; los pacientes más graves abandonaron las instalaciones en helicóptero y los menos graves salieron del mismo en ambulancia.

Desde el centro de salud también informaron que la evacuación se hizo “como una medida de extrema precaución”, pero que por el momento no se teme que el edificio vaya a verse afectado por las llamas.

Jan Zakin es otra de las personas que se vieron obligadas trasladarse a la zona de evacuación de North Crystal Springs Road. “Nos despertamos en medio de la noche y vimos llamas”, aseguró Zakin a la afiliada de CNN KGO.

“Estaba en ropa interior. Había un coche en llamas bloqueando el acceso. Mi perra se escapó y todavía no la he encontrado. Nos fuimos sin nada, literalmente sin nada. Tenemos mucha suerte de estar vivos”, añadió.

Afortunadamente, su mascota fue encontrada horas después, y está siendo tratada por un veterinario debido a las fuertes quemaduras que sufrió.

En todo el estado, más de 17,000 bomberos siguen luchando contra 25 incendios importantes, aseguró en un comunicado el Departamento de Protección contra Incendios de California (Calfire, en inglés).

Además, 65,000 clientes sufrirán cortes de electricidad en 16 condados del norte del estado, para evitar la propagación de los incendios, dijeron las autoridades el domingo.

Pacific Gas & Electric, la mayor empresa de electricidad del país, cortó la electricidad a 11,000 clientes a partir de las 4:00 am del domingo y planeaba cortar el servicio a otros 54,000 clientes a las 8:00 pm.

La compañía esperaba tener la energía restaurada para el lunes por la noche a todos los clientes.

De acuerdo con el departamento, desde principios de año ha habido más de 8,100 incendios forestales. Y desde el pasado 15 de agosto, cuando se intensificó la actividad de los incendios en el estado, ha habido 26 muertes y más de 7,000 estructuras destruidas.

La madrugada de este lunes seguía habiendo una orden de evacuación para la ciudad de Santa Elena. Y la alerta roja sigue este lunes en gran parte del norte de California, debido a las ráfagas de viento y la baja humedad que crean las condiciones idóneas para los incendios.

Los incendios están relacionados con el cambio climático y el aumento de las temperaturas, lo que hace que las zonas forestales sean mucho más secas y, por lo tanto, mucho más inflamables de lo habitual.

Con información de AP, Efe y CNN.

El calor extremo y la rara nieve de verano trajeron tormentas de fuego sin precedentes en la Costa Oeste

El calor extremo y la rara nieve de verano trajeron tormentas de fuego sin precedentes en la Costa Oeste

La Costa Oeste acababa de experimentar una ola de calor récord cuando llegó la noticia la semana pasada de una rara tormenta de nieve a fines del verano en Colorado. Para aquellos que todavía estaban sofocados en California, Oregón y Washington, sonó como un sueño hecho realidad. De hecho, era un presagio de un desastre mayor por venir.

Cuando la ráfaga de aire frío en las Montañas Rocosas se hundió, buscó un escape: las tierras de clima más cálido al oeste, hacia la costa del Pacífico. Eso desencadenó vientos furiosos que se derramaron sobre las cadenas montañosas de Sierra Nevada y Cascade, actuando como un fuelle gigante sobre toda la costa del Pacífico, donde los incendios ya ardían en matorrales y madera seca.

El resultado: una tormenta de fuego épica que va desde las fronteras de México a Canadá y que ha matado a decenas de personas, arrasó con pueblos enteros y provocó la peor contaminación del aire jamás vista en la región.

Para California, es la segunda vez en un mes que una serie de condiciones climáticas desafortunadas se han alineado de una manera que ha provocado una propagación de incendios forestales a una velocidad récord. La rápida propagación del fuego se vio agravada en parte por el cambio climático, que no solo hace que las temperaturas sean más altas, sino que algunos científicos también la culpan de causar que los períodos secos se vuelvan aún más secos mientras que los períodos húmedos se vuelven más húmedos, lo que hace que la vegetación esté aún más madura para encender.

En Oregón, también, donde al menos 10 han muerto y los funcionarios se preparan para un “incidente de muerte masiva” mientras buscan a los desaparecidos, no había precedentes en el registro moderno para el gran número y escala de los incendios forestales. Los siniestros en Washington han sido los segundos peores en la historia de ese estado.

En lo que va del año, los incendios han quemado más de 3.3 millones de acres en California, más de 1 millón de acres en Oregón y más de 625.000 acres en el estado de Washington.

California rompió por última vez su récord de su temporada de incendios forestales más grande hace solo dos años, cuando se quemaron más de 1.8 millones de acres.

La naturaleza sin precedentes de los incendios actuales tiene su origen en el frío extremo que comenzó a azotar las Montañas Rocosas el Día del Trabajo. Hizo que el aire frío se hundiera, aumentando la presión del aire en la superficie; al mismo tiempo, el calor en la Costa Oeste produjo que el aire caliente subiera, lo que redujo la presión del aire en el suelo, según Rebecca Muessle, meteoróloga de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Portland, Oregón.

Y dado que los vientos fluyen de áreas de alta presión a áreas de baja presión, eso envió fuertes vientos de este a oeste.

Muchos californianos conocen estos eventos como los vientos de Santa Ana o del Diablo; los meteorólogos de Oregón y Washington los llaman eventos de viento en alta mar o vientos del este. Sea cual sea su nombre, el evento de viento de la semana pasada “fue particularmente fuerte, mucho más fuerte que un evento de viento marino habitual”, dijo la meteoróloga Connie Clarstrom de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Medford, Oregón. “Es muy raro ver vientos tan fuertes como los que vimos en ese caso”.

En el sur de Oregón, ráfagas de hasta 45 mph azotaron el Valle Rogue del condado de Jackson desde las Montañas Cascade, extendiendo el incendio de Almeda, aplastando las ciudades de Phoenix y Talent al sureste de Medford, dejando al menos cuatro muertos y un desaparecido. Un hombre de 41 años, Michael Jarrod Bakkela, ha sido arrestado bajo sospecha de un incendio provocado.

Al sureste de la capital del estado de Salem, casas a lo largo del Cañón Santiam se incendiaron, lo que provocó al menos cuatro muertes en el condado de Marion, incluidas las de un niño de 13 años y su abuela de 71 años en la ciudad de Lyons y 10 desaparecidos. El incendio de Beachie Creek había sido inicialmente pequeño, menos de 500 acres, y había estado ardiendo desde el 16 de agosto. Solo cuando comenzó el histórico fenómeno con fuertes vientos, el fuego creció durante la noche a más de 131.000 acres. Al este de Eugene, Oregón, el incendio de Holiday Farm en el condado de Lane que carbonizó el valle del río McKenzie se ha cobrado al menos una vida en la ciudad de Vida y arrasó secciones de la ciudad de Blue River.

En el extremo norte de California, ráfagas de 63 mph azotaron el incendio de Slater en el condado de Siskiyou; dos personas murieron en la comunidad de Happy Camp a lo largo del río Klamath en el Bosque Nacional Klamath, y 150 casas fueron destruidas.

En California, la diferencia en la presión del aire a ambos lados de la Sierra Nevada envió ráfagas de hasta 60 mph a través de los espacios en la cadena montañosa más grande del estado. Eso provocó que lo que había sido un incendio de Bear moribundo, parte de la zona de incendios del North Complex en los condados de Butte, Plumas y Yuba, comenzara a extenderse a una velocidad asombrosa de 2.000 acres por hora.

“Cuando tenemos ese viento cuesta abajo, es muy seco. A medida que el aire desciende en altura, en realidad se calienta y se seca. Y los incendios adoran las condiciones secas”, expuso Cory Mueller del Servicio Meteorológico Nacional en Sacramento. Además de secarse, el aire que se precipita sobre los picos y las laderas de las montañas se acelera al ser forzado a través de estrechos cañones.

Se han reportado al menos 14 muertes en el condado de Butte, devastado por el incendio Bear. Ese incendio fue uno de los muchos en California provocados por un rayo a mediados de agosto.

El incendio de Creek, que arrasó el Bosque Nacional Sierra en los condados de Fresno y Madera, inicialmente se extendió rápidamente por una razón diferente.

Los vientos eran normales el 4 de septiembre, cuando comenzó el incendio. Pero al día siguiente, “ese fuego impactó los materiales que le gustaban” y creció rápidamente, creando una nube imponente, llamada de pirocumulonimbo de humo y humedad que se empujaba hacia el cielo tan enorme que se parecía a las nubes gigantes que se ven cuando se desarrolla una tormenta, según Cindy Bean, de la oficina de Hanford del Servicio Meteorológico Nacional.

En algún momento, esa columna de aire y humo se volvió tan pesada con el vapor de agua que colapsó hacia abajo, creando una corriente descendente de aire dirigida al suelo y extendiendo los vientos rápidamente sobre la superficie. “Cuando esa columna colapsa”, señaló Bean, “el viento viene directo hacia abajo y luego se esparce a todos lados. Eso permitió que el fuego se extendiera en muchas direcciones al mismo tiempo”.

Esa rápida propagación del fuego obligó a la evacuación de cientos de campistas en helicóptero de las montañas, cuya única salida por carretera fue cortada por las llamas.

Luego, después del Día del Trabajo, los mismos vientos al estilo de Santa Ana que afectaron el norte de California y Oregón también llegaron a toda velocidad a través de los cañones de la Sierra Central. En esta parte de California, se llaman vientos Mono, porque soplan desde el área del Lago Mono, y enviaron ráfagas de 40 mph desde el noreste a través del cañón del río San Joaquín, lo que ayudó a empujar el fuego de Creek hacia las comunidades de Auberry y North Fork, expuso Bean.

En el condado de Los Ángeles, a los bomberos les preocupaba que los mismos vientos de Santa Ana del noreste enviaran llamas del incendio Bobcat en las montañas San Gabriel a suburbios al pie de las colinas como Altadena, Arcadia, Bradbury, Duarte, Monrovia, Pasadena y Sierra Madre. A fines de la semana pasada, el fuego comenzó a arder hacia el norte, lejos de las ciudades, aunque el domingo se emitieron nuevas órdenes de evacuación cuando regresaron las peligrosas condiciones de incendios forestales.

Afortunadamente, los vientos de Santa Ana terminaron no siendo tan fuertes alrededor del incendio de El Dorado en el condado de San Bernardino, un incidente provocado por un dispositivo pirotécnico utilizado durante una fiesta de revelación de género en Yucaipa, dijo. Brandt Maxwell, meteorólogo de la oficina de San Diego del Servicio Meteorológico Nacional.

La ubicación del incendio de El Dorado resultó estar protegida de los vientos de Santa Ana en las montañas, y los vientos más fuertes en el sur del condado de San Diego pasaron por alto el lugar donde ardía el incendio del Valle, dijo Maxwell.

Curiosamente, el humo opresivo que ensucia los cielos está ayudando a los bomberos en algunas partes de California.

El humo es tan denso que mucha luz solar no puede llegar a la superficie y rebota en la capa de humo en el aire. Eso ha resultado en temperaturas más frías, ayudando a los bomberos en los incendios de Creek y Bobcat.

En el Área de la Bahía de San Francisco, una capa marina de nubes bajas y niebla ayudó en los últimos días a mantener los vientos cálidos y secos del Diablo lejos de la región, que está cerca de contener los incendios del complejo de rayos LNU, SCU y CZU, dijo Rick Canepa de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Monterey. Y el humo denso, que resultó en un resplandor naranja oscuro de aspecto apocalíptico en los cielos de San Francisco la semana pasada, redujo las temperaturas aproximadamente 20 grados por debajo de lo que se habían pronosticado.

Fuente: Los Angeles Times.

Baja California pide a la población racionar la energía eléctrica

Baja California pide a la población racionar la energía eléctrica

El gobierno de Baja California exhortó a la población a disminuir su consumo de energía ante el riesgo de que el sistema eléctrico del estado no pueda atender la demanda que se ha disparado con las altas temperaturas que se registran en la región.

Dicho aumento en el consumo tanto en viviendas como en la industria ha ocasionado un déficit de energía, por lo que autoridades han tomado medidas sin precedentes.

“No nomás hay un déficit, hay un súper déficit”, señaló Jaime Bonilla, gobernador de Baja California durante su conferencia de prensa del martes. “(Por ello) debemos regularizar el consumo”, advirtió.

Autoridades hicieron el llamado a disminuir el gasto de energía por los próximos días dentro del horario entre las 12 de mediodía y las 10 de la noche, principalmente en ciudades como Mexicali y Tijuana.

Y es que temen la situación se agudice dado que el vecino estado de California, del cual se importa un 20 por ciento de la energía eléctrica (600 MW), atraviesa por la misma problemática.

“El hecho de no poder importar la energía que Estados Unidos nos vende, sí estamos en peligro de que se genere un mayor caos en cuanto a temas de apagones porque la demanda no va a bajar y la disponibilidad de la energía va a ser mínima”, advirtió Miriam Álvarez, directora general de la Comisión Estatal de Energía (CEE).

“La probabilidad (es muy alta) que no nos permitan importar la energía porque Estados Unidos se encuentra en déficit en California puede ocurrir mañana o cualquiera de estos días”, agregó la funcionaria.

Los proveedores de energía en California aún consideran apagones rotativos si las condiciones no mejoran.

Sin embargo, éstos no fueron necesarios esta semana en parte porque los ciudadanos acataron la recomendación de reducir el consumo en el horario de mayor demanda, señala un comunicado del Operador del Sistema Independiente (CAISO).

En Baja California quieren emular esta medida, por ello han emitido su equivalente a una flex alert.

Incluso, la intención es convertirlo en una campaña permanente durante la época de verano dado que temen esta situación se repita.

“Aquí en Baja California nunca se había hecho. Ahorita es por la emergencia, pero sí tenemos planeado hacerlo de forma permanente para poder lograr que las personas se acostumbren a que durante el verano puedan utilizar la energía de forma más eficiente”, precisó Álvarez.

Una flex alert es un llamado a los consumidores a reducir de forma voluntaria el gasto de energía principalmente cuando se teme algún apagón en respuesta a la demanda.

De forma paralela, la industria en Baja California ha accedido a reducir el consumo, mientras que la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) en conjunto con el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) han acordado detener el flujo de agua del acueducto El Carrizo durante tres horas diarias con el mismo propósito.

Álvarez reiteró que la población está a tiempo de tomar acción, de lo contrario, se podrían registrar más apagones que dependiendo de la situación podrían extenderse por horas o días.

“Ahorita todavía podemos abonar a que esto no suceda si utilizamos de forma eficiente la energía”, dijo. “No que apaguen sus aparatos de aire acondicionado, sino que puedan racionalizar mejor el uso de energía dentro de horarios que no sean de alta demanda”.

Fuente: MSN.news.

Evacuaciones en California debido a incendios forestales

Evacuaciones en California debido a incendios forestales

Foto tomada el 18 de agosto del 2020 de los incendios cerca de Carmel Valley, California.   (AP Photo/Nic Coury)

Las autoridades evacuaron a miles de personas en el norte de California el miércoles debido a la proximidad de unos 50 incendios forestales y en medio de una sofocante ola de calor.

La ciudad de San Francisco estaba nublada por el humo negro y denso.

“Por todo el estado de California nuestros equipos están trabajando a toda capacidad”, informó el portavoz de los bomberos Will Powers.

“Los recursos aéreos no se dan abasto”, agregó.

La policía y los bomberos fueron de puerta en puerta por la mañana tratando de advertirle a los habitantes de Vacaville, una ciudad de unos 100.000 habitantes entre San Francisco y Sacramento.

Los bomberos dijeron que cuatro personas resultaron heridas. Unas 50 estructuras quedaron destruidas y 50 dañadas, añadieron.

Más al sur, en los condados San Mateo y Santa Cruz, unos 22.000 habitantes recibieron órdenes de evacuar ante la proximidad del incendio en una cercana zona boscosa, indicó el vocero de los bomberos Jonathan Cox.

El incendio “presenta una seria amenaza a la seguridad pública y a las estructuras que están en su camino”, declaró Cox.

La televisora local mostró imágenes de viviendas en llamas y una lluvia de cenizas en una zona rural cerca de la Carretera Interestatal 80, mientras el incendio parecía acercarse a la zona poblada.

Diane Bustos relató al canal KPIX-TV que ella y su esposo trataron de huir en su vehículo, pero el carro fue alcanzado por las llamas, por lo que tuvieron que salir corriendo.

“Tenía las llamas encima y se me cayó un zapato, pero logré salir de allí, Dios me salvó”, expresó la mujer.

El Departamento de Protección Forestal de California afirmó que el incendio exhibía “una conducta extrema” y está amenazando a los bomberos.

Miles de viviendas y negocios estaban amenazados en las regiones vinícolas de Napa y Sonoma. Powers indicó que el fuego está consumiendo áreas rurales y terrenos escarpados de difícil acceso.

En el condado de Napa, Gail Bickett, de 80 años, montó sus tres perros en su camión y se preparaba para evacuar la zona ante la proximidad de las llamas, informó el diario San Francisco Chronicle.

“Esto da miedo, es abrumador”, comentó la mujer.

Ardían incendios en zonas rurales y boscosas cerca de la Bahía de San Francisco, cerca de Salinas en el condado Monterey, en los alrededores de la represa Oroville al norte de Sacramento, en Silicon Valley, en el condado Mendocino y al norte del lago Tahoe.

Otros ardían por la costa y también en el sur de California.

El gobernador Gavin Newsom declaró el martes el estado de emergencia.

Fuente: Associated Press.