Seleccionar página
La pandemia deja en Estados Unidos casi 300,000 muertes más de lo esperado en un año normal

La pandemia deja en Estados Unidos casi 300,000 muertes más de lo esperado en un año normal

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos tiene 300,000 muertes más de las que tendría en un año normal, reveló un nuevo reporte del Gobierno publicado el martes.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han rastreado cuántas muertes se han reportado y han comparado con los conteos de años previos.

Por lo general, entre el inicio de febrero y finales de septiembre se registran alrededor de 1.9 millones de decesos. Pero este año, la cifra es más cercana a los 2.2 millones, lo que significa un incremento del 14.5%.

Los CDC aseguran que cerca de dos terceras partes de los decesos adicionales se deben al coronavirus. Funcionarios de la agencia señalan que es posible que el virus también haya sido un factor que contribuyó en muchos otros fallecimientos. Por ejemplo, una persona con síntomas de infarto cardíaco pudo haber dudado en ir a un hospital en el que se atendía a pacientes de COVID-19.

Las personas mayores, de entre 75 y 84 años, representan el mayor segmento de muertes adicionales, con unas 95,000. La cifra es 21.5% mayor a la de un año normal.

Pero el mayor incremento relativo, de 26.5%, fue en personas de entre 25 y 44 años. Los fallecimientos entre menores de 25 años se redujeron ligeramente.

Y, como ya lo habían advertido expertos, el mayor incremento en los decesos, de 54%, es entre los latinos

El informe llega a menos de dos semanas de las elecciones. El manejo de la pandemia por parte del presidente, Donald Trump, se ha convertido en uno de los temas principales durante las campañas, cuando el país supera las 220,000 muertes por COVID-19.

 Trump ha minimizado el impacto del virus, a pesar de que el coronavirus es la tercera causa de mortalidad en los Estados Unidos este año, detrás de las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Desde el inicio de la pandemia se hizo evidente que los latinos y afroamericanos eran los más expuestos a morir de la enfermedad debido a la inequidad en el acceso a la salud y la prevalencia de comorbilidades.

Otro estudio de los CDC ya había advertido que, entre mayo y agosto, la muerte por COVID-19 de personas latinas y afroamericanas en Estados Unido fue desproporcionada en comparación con el resto de la población.

De 114,411 muertes relacionadas con el coronavirus, registradas ante el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, el 25% fueron de latinos y el 19% de personas afroamericanas, de acuerdo con dicho estudio de los CDC, pese a que estas minorías solo representan el 18 y 13% de la población, respectivamente.

El estudio advierte que el virus se propaga más rápido en hogares multigeneracionales y multifamiliares; en trabajos donde las labores deben ser presenciales, así como entre personas que enfrentan discriminación y acceso limitado a la salud.

Con información de AP y The Washington Post.

Joven se contagia por segunda vez de coronavirus: primer caso en EE.UU.

Joven se contagia por segunda vez de coronavirus: primer caso en EE.UU.

Un joven de 25 años, residente en Nevada, se ha convertido en el primer caso confirmado de un paciente recuperado que se vuelve a infectar con el coronavirus en EE.UU.

El paciente no identificado se infectó con dos cepas genéticas diferentes de COVID-19 en menos de dos meses, según un estudio de caso publicado en la revista médica The Lancet.

“La segunda infección fue sintomáticamente más grave que la primera”, escribieron los autores del estudio.

El paciente, que no tenía afecciones subyacentes, originalmente dio positivo por el virus el 18 de abril y experimentó síntomas como dolor de cabeza, tos, náuseas y diarrea. Se aisló, mejoró y luego dio negativo dos veces en mayo.

Pero a fines de ese mismo mes, fue a un centro de atención de urgencia con los mismos síntomas que había sentido antes, además de fiebre y mareos. Dio positivo nuevamente el 5 de junio.

Entonces fue ingresado en el hospital por presentar dificultad para respirar y requerir oxígeno suplementario. Finalmente se recuperó.

Como dio negativo dos veces entre episodios de la enfermedad significa que es poco probable que haya sufrido una infección prolongada, según el estudio.

Los investigadores dijeron que el caso indica que estar expuesto al virus anteriormente no garantiza completamente la inmunidad en todos los casos.

“Todas las personas, ya sean diagnosticadas previamente con COVID-19 o no, deben tomar las mismas precauciones para evitar la infección con el SARS-CoV-2”, escribieron los científicos.

Se han publicado estudios de casos anteriores de reinfecciones similares de coronavirus en Hong Kong, los Países Bajos, Bélgica y Ecuador. Pero éste es el primero en EE.UU.

Fuente: El Diario.

Videollamadas y tiempo de pantalla dañan los ojos

Videollamadas y tiempo de pantalla dañan los ojos

Las reuniones largas son un mal necesario en la mayoría de las carreras. Ahora que tanta gente trabaja desde casa, las reuniones han pasado de ser presenciales a ser videollamadas en línea. Las horas y horas que pasas mirando la pantalla pueden forzar tus ojos. Todos los aparatos emiten una luz azul, la cual también es emitida por el sol.

“La luz azul es realmente importante. Es realmente saludable para nosotros; nos despierta. Tiene muchas propiedades beneficiosas. Pero estos dispositivos operan fuertemente en estas longitudes de onda”, explicó el doctor Robert Steinmetz, un optometrista de Solo Eye Care en Chicago. “La luz azul de nuestros dispositivos es mucho menos intensa que la del sol, pero tampoco estamos a 25 pulgadas de distancia del sol durante ocho horas al día”.

No hay suficientes datos sobre los efectos a largo plazo de mirar fijamente a nuestras pantallas durante horas, pero sí reduce significativamente la frecuencia de los parpadeos por minuto, lo que puede resecar los ojos. Mirar el teléfono toda la noche también puede crear problemas de sueño, interfiriendo con el ritmo circadiano, el reloj interno del cuerpo.

Aquí tienes cinco consejos sobre cómo proteger tu vista.

Cumplir la Regla del 20-20-20

Es importante tomar descansos. Steinmetz recomienda la regla 20-20-20. “Cada 20 minutos en la computadora, hay que mirar algo a 20 pies de distancia durante 20 segundos”, explicó Steinmetz. “Y se ha demostrado que esto ayuda a aliviar la tensión ocular y reducir el estrés en tu … sistema. Eso es importante, especialmente para los niños”.

Ten cuidado con tus hijos

Los niños están aprendiendo desde casa junto a sus padres que trabajan. Aumentar el tiempo de pantalla significa asegurarse de que duerman lo suficiente, ya que la luz azul puede mantenernos despiertos.

“Todos los que tenemos hijos estamos experimentando lo que es el aprendizaje electrónico”, dijo Steinmetz. “Lo más importante como padre es asegurarse de que tu hijo tenga un sueño adecuado. Sabemos que estos dispositivos operan en un rango de luz azul que puede suprimir la melatonina. Se ha demostrado que, si suprimes la melatonina, eso te da un sueño de peor calidad”.

El modo nocturno realmente ayuda

A medida ue avanza el día, cambiar al modo nocturno de un dispositivo puede ayudar. “Eso le da a tu teléfono un tono más cálido. Así que bloquea esa luz azul y permite esa experiencia más cómoda”, comentó Steinmetz.

El modo nocturno puede funcionar tanto en el teléfono como en la computadora. También se puede configurar para momentos específicos del día, por lo que es una transición perfecta de la mañana a la noche. Steinmetz también recomienda a sus pacientes que usen un programa gratuito llamado f.lux si no está ya instalado en sus dispositivos. Adapta el tono de la pantalla a la hora del día.

Usar gotas para los ojos

En cuanto a las herramientas para reducir la tensión de todas esas largas videollamadas, Steinmetz apunta a las gotas para los ojos. La tensión ocular puede provenir de la sequedad de los ojos, por lo que las gotas son ideales para las personas que miran fijamente las pantallas de ocho a doce horas al día.

Consigue gafas para pantallas

Los lentes protectores de luz azul son fáciles de conseguir. Pero algunas gafas que se ofrecen en línea pueden tener tintes amarillos o anaranjados, que pueden no verse bien en una llamada de Zoom.

“Lo que necesitamos es maximizar su visión dándole un par de gafas de una visión única para maximizar la altura de las letras que está mirando, volver más cómoda esa pantalla”, señaló Steinmetz. “Necesitamos obtener unas recetadas específicamente solo para la computadora que tengan protección contra la luz azul y un recubrimiento antirreflejos en el frente. No son costosos”.

Los precios van de 100 a 200 dólares, pero el seguro a menudo puede cubrir la mayor parte del costo.

– Este texto fue traducido por Kreativa Inc.

Trump hospitalizado por covid-19: lo que se sabe sobre su estado de salud

Trump hospitalizado por covid-19: lo que se sabe sobre su estado de salud

“Le vamos a dar una pequeña sorpresa a algunos de los patriotas que están fuera en la calle”.

Este fue el anuncio de Donald Trump este domingo en un nuevo video difundido desde el hospital militar Walter Reed en el que recibe tratamiento por la covid-19 desde el pasado viernes.

En la grabación se ve al presidente estadounidense con mejor aspecto que el día anterior.

Poco después de compartir su mensaje en la red social, se pudo ver a Trump con mascarilla saludando a sus seguidores desde un auto en el que viajaba con miembros del servicio secreto.

El inesperado gesto del mandatario, recibido con fuertes críticas desde algunos sectores por los posibles riesgos, se produce en una jornada en la que su equipo médico ofreció información más detallada sobre su estado de salud y anunció que quizá reciba el alta del hospital este lunes.

Fuente: BBC mundo.

Cómo mantener al coronavirus a raya en espacios cerrados

Cómo mantener al coronavirus a raya en espacios cerrados

A medida que el frío otoñal hace que las personas vuelvan a sus casas, aulas y oficinas, el coronavirus puede resurgir incluso en estados que hasta ahora han frenado su propagación.

¿Por qué? El virus representa una mayor amenaza en los espacios cerrados y abarrotados que en los exteriores.

Por ejemplo, en los estados del sur se produjo un aumento en los contagios cuando las temperaturas se dispararon este verano, lo que provocó que la gente permaneciera en el interior con el aire acondicionado encendido.

“Me preocupa un poco que vayamos a ver ese cambio en las latitudes del norte a medida que el clima se enfríe”, afirmó Linsey Marr de Virginia Tech en Blacksburg, quien estudia cómo se comportan los virus en el aire.

En entornos cerrados mal ventilados, como la mayoría de los restaurantes y bares, el virus puede permanecer suspendido en el aire durante períodos extensos y viajar distancias de más de 2 metros, señalaron Marr y otros investigadores.

Este verano, los científicos aislaron virus vivos de pequeñas gotas llamadas aerosoles que flotaban en el aire hasta 5 metros de distancia de un paciente contagiado en un hospital.

A menos que vivas con una persona contagiada (en cuyo caso los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades [CDC, por su sigla en inglés] de Estados Unidos ofrecen pautas específicas a seguir) protegerte en casa no requiere de medidas especialmente extraordinarias, comentó Marr.

Cuando tienes el valor para ir a otro lugar, llevar un protector facial y lavarte las manos siguen siendo las mejores maneras de protegerte en espacios cerrados.

No obstante, el temor al riesgo de contagio en interiores ha impulsado el mercado de costosos dispositivos que prometen limpiar las superficies (e incluso el aire) del virus, pero los expertos advirtieron que la mayoría de esos productos son una exageración e incluso pueden tener consecuencias dañinas involuntarias.

“Cualquier cosa que suene extravagante y no se haya probado y demostrado es algo que hay que evitar”, dijo Delphine Farmer, química atmosférica de la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins.

“El agua y el jabón funcionan de maravilla”.

Les preguntamos a los expertos qué estrategias deberían adoptar las personas y cuáles deberían evitar cuando el clima sea más frío.

No se trata solo de la ventilación.

Algunos distritos escolares se han centrado en proteger sus sistemas de ventilación de los virus, y los CDC han elaborado un conjunto de recomendaciones muy completo para las empresas que intentan evitar que sus trabajadores se contagien con el virus.

No obstante, “la conversación acerca de la reducción de riesgos va más allá de la ventilación”, comentó Joseph Allen, experto en seguridad de edificios de la Facultad de Salud Pública T. H. Chan de la Universidad de Harvard.

“Es una estrategia de defensa por capas en la que ninguna acción en sí misma es suficiente, pero en conjunto pueden reducir el riesgo”.

Allen propuso las siguientes medidas para la gestión de edificios más grandes:

— Eliminar la exposición siempre que sea posible: por ejemplo, al exhortar al personal a trabajar desde casa.

— Permitir la entrada solo a aquellas personas que necesitan estar físicamente en el edificio.

— Adoptar estrategias como añadir filtros de aire y desinfectar las superficies.

— Gestionar el flujo de personas que transitan por el edificio: por ejemplo, la cantidad de personas que entran a los ascensores en cada ocasión.

— Exigir el uso de protectores faciales y otros equipos de protección personal según lo exijan las circunstancias en el interior.

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés) han creado una aplicación para determinar cuántas personas pueden congregarse con seguridad en un espacio determinado y durante cuánto tiempo.

Independientemente de estas precauciones, la estrategia ideal consiste en usar un cubrebocas en el interior, afirmó Martin Bazant, ingeniero químico del MIT, y agregó: “Eso tiene un efecto mucho más relevante de lo que cualquiera de esas estrategias proporcionaría”.

Existen soluciones sencillas que podemos probar en este momento.

Esta es una solución fácil y gratuita: de ser posible, abrí las ventanas, “en especial durante la temporada de entretiempo, cuando las condiciones climáticas son más templadas”, dijo Allen.

Las escuelas deben tener una ventilación suficiente para intercambiar por completo el aire de una habitación cada 20 minutos, pero la mayoría apenas logra hacerlo una vez cada hora.

“Incluso con solo abrir las ventanas 15 centímetros se puede cambiar drásticamente el índice de intercambio de aire”, señaló Allen.

El consejo también es útil para los viajes en auto. Abrir un poco una ventanilla puede ayudar a dispersar el coronavirus que podrían exhalar otros pasajeros.

Los ventiladores oscilantes pueden ser útiles o dañinos en espacios cerrados, dependiendo de cómo se utilicen.

Lo ideal es que no se coloquen en ningún lugar donde puedan empujar las exhalaciones cargadas de virus de una persona contagiada por toda una habitación o en el rostro de otra persona.

Un ventilador no oscilante colocado en una ventana y alejado de las personas puede aumentar el flujo de aire en una habitación sin estos riesgos.

Los filtros básicos de aire a menudo son la mejor opción.

c.2020 The New York Times Company