Seleccionar página
Una jueza anula la regla del Gobierno de Trump para quitar los cupones de comida a 700,000 desempleados

Una jueza anula la regla del Gobierno de Trump para quitar los cupones de comida a 700,000 desempleados

Una jueza federal anuló este domingo una normativa del Gobierno que preside Donald Trump por la que casi 700,000 desempleados habrían dejado de recibir cupones de alimentos pese a la crisis económica provocada por la pandemia por el COVID-19

El Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés) ha mantenido un “frío silencio” sobre a cuántas personas se les habrían denegado los beneficios con el cambio de la norma, dictaminó la jueza Beryl Howell, de la Corte de Distrito deWashington D.C., según revelan documentos judiciales.

Howell dictó en contra del Departamento de Agricultura por no justificar o incluso abordar el impacto del cambio de su normativa, alegando que sus deficiencias se han puesto de relieve en medio de la pandemia durante la cual se ha cuadruplicado el desempleo y las listas del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, en inglés) han aumentado más de 17%, con más de 6 millones de nuevos afiliados hasta mayo.

“La norma en cuestión en este litigio altera radical y abruptamente décadas de práctica regulatoria, dejando a los estados en una situación comprometida y aumentando exponencialmente la inseguridad alimentaria para decenas de miles de estadounidenses”, escribió la jueza en su fallo de 67 páginas, adelantado por el diario The Washington Post. 

El USDA anunció la norma en diciembre por la que cientos de miles de personas dejarían de recibir cupones de alimentos a partir del 1 de abril.

El cambio decidido por el Gobierno iba a afectar a las personas entre 18 y 49 años sin hijos y que no tienen discapacidad.

En ese momento Trump justificó el cambio de la normativa arguyendo que miles de estadounidenses no necesitaban ese tipo de ayuda debido a la fortaleza de la economía y el bajo desempleo, pero desde el inicio de la pandemia la situación ha cambiado radicalmente con millones de desempleados que se han visto obligados a solicitar ayuda a los bancos de alimentos.

Fuente: Telemundo.

El presidente Trump y su esposa Melania, dan positivo a la prueba de coronavirus

El presidente Trump y su esposa Melania, dan positivo a la prueba de coronavirus

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa Melania han dado positivo en la prueba de covid-19 que se hicieron este jueves, según lo confirmó el propio mandatario en su perfil de Twitter.

“Esta noche, Melania y yo dimos positivo por covid-19. Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, tuiteó el inquilino de la Casa Blanca.

La prueba positiva de Trump se produce a pocas horas después de que la Casa Blanca anunciara que Hope Hicks, Consejera Especia del presidente, dio positivo al coronavirus el jueves tras haber estado cerca del mandatario varias veces esta semana.

Hicks, quien funge como consejera del presidente y viajó con él a un mitin el miércoles, dio positivo al covid-19 el jueves, de acuerdo con un funcionario del gobierno que habló bajo condición de anonimato para discutir información privada de salud. Es la colaboradora más cercana a Trump que ha dado positivo al virus hasta la fecha.

Trump tiene 74 años, lo que lo pone en mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por un virus que ahora ha matado a más de 200,000 personas en todo el país.

En una declaración, el vocero de la Casa Blanca Judd Deere manifestó que “el presidente se toma muy en serio la salud y la seguridad de sí mismo y de todos los que trabajan para apoyarlo a él y al pueblo estadounidense”.

“Operaciones de la Casa Blanca colabora con el Médico del presidente y la Oficina Militar de la Casa Blanca para asegurar que todos los planes y procedimientos incorporen la guía actual de los CDC y las mejores prácticas para limitar la exposición a COVID-19 en la mayor medida posible tanto en los complejos gubernamentales como cuando el mandatario está de viaje”, dijo Deere.

Fuente: LA Times.

El coronavirus bate nuevos récords en EE.UU. y obliga a retomar medidas preventivas

El coronavirus bate nuevos récords en EE.UU. y obliga a retomar medidas preventivas

Toque de queda en Florida, mascarillas obligatorias en Arkansas y petición de «reclusión total» en Texas por el repunte de contagios

Estados Unidos continúa sin poder levantar cabeza en lo que a la contención del coronavirus se refiere. Los records de contagios por Covid-19 se pulverizan continuamente y las preocupantes previsiones de que se puedan alcanzar los 100.000 nuevos positivos en un solo día han hecho ya a varios territorios dar marcha atrás en las medidas de desescalada, pese al empeño del presidente, Donald Trump, por que el país avance en la llamada ‘nueva normalidad’.

Un total de siete Estados -Carolina del Norte, Carolina del Sur, Tennessee, Alaska, Missouri, Idaho y Alabama- alcanzaron el viernes sus niveles más altos en número de infecciones y ayer se sumó Florida, con otros 11.458 casos, en medio de la celebración por el Día de la Independencia. El condado de Miami-Dade, epicentro de los contagios, está bajo toque de queda entre las diez de la noche y las seis de la mañana para «evitar que las personas se aventuren y salgan con amigos en grupos», como explicó el alcalde, Carlos Giménez.

La situación no es mucho mejor en Estados como Arkansas, donde las autoridades han impuesto el uso obligatorio de mascarillas para intentar contener la rápida propagación del coronavirus. Mientras, en Texas, donde se alcanzó la víspera un nuevo pico de hospitalizaciones, el personal médico pide ya una «reclusión total» dentro del territorio para tratar de tener a la enfermedad bajo control.

En Carolina del Norte, el alcalde de la localidad de Wilmington, Bill Saffo, señaló que muchas infecciones se han producido en grandes aglomeraciones y predijo un nuevo incremento tras este fin de semana festivo. Entretanto, Nueva York se mantiene todavía como el Estado más golpeado del país por la pandemia, con 395.872 casos confirmados y 32.081 fallecidos, una cifra solo por debajo de Brasil, Reino Unido e Italia.

Hasta 175.000 muertes

Trump había apuntado inicialmente que la cifra final de muertos en Estados Unidos se situaría entre los 50.000 y los 60.000, si bien en sus últimos cálculos auguró hasta 110.000, un número ya superado tras situarse ahora por encima de los 130.000.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, avisa que las cifras seguirán en aumento. En concreto, advierten que se llegará al mes de octubre con 175.000 fallecimientos.

Fuente: Hoy.com

Trump asegura que EE.UU. tendrá una vacuna contra el coronavirus “antes de finales de año”

Trump asegura que EE.UU. tendrá una vacuna contra el coronavirus “antes de finales de año”

“Estamos muy seguros que tendremos una vacuna a finales de año”, aseguró anoche, optimista, el presidente, Donald Trump, contraviniendo –ha admitido- las recomendaciones de prudencia de los científicos a la hora de prometer una fecha para conseguir una inmunización contra el coronavirus

“Los médicos me dirán que no debería decir esto, pero yo digo lo que pienso y es que vamos a tener una vacuna más pronto que tarde”. “Estamos presionando al máximo”, recalcó Trump bajo la pétrea mirada de la imponente escultura del presidente Abraham Lincoln durante un programa especial de la televisión Fox News retransmitido en directo desde el monumento, en la explanada del Mall de Washington.

Como fuente de su previsión sobre el calendario de la hipotética vacuna Trump sólo ha citado sus conversaciones con ejecutivos de compañías implicadas en el esfuerzo –y la carrera mundial– por hacerse con la fórmula para prevenir el contagio del nuevo coronavirus. Hay alrededor de un centenar de ensayos en marcha en todo el mundo, una decena de ellos en fase de ensayos clínicos. ¿Y si es otro país quien la consigue antes?, preguntó el periodista de la cadena. “Me da igual”, si otro país la consigue antes, me quitaré el sombrero. (…) tenemos que conseguir una vacuna. Sea quien sea quien la consiga, voy a ser su mayor fan. La quiero. Necesito la vacuna. Este país necesita la vacuna y la vamos a tener a finales de año”, insistió Trump.

Estados Unidos lleva unas cuatro semanas registrando alrededor de 2.000 fallecimientos diarios como consecuencia del Covid. “Va muy deprisa”, admitió Trump. A primeros de abril él mismo vaticinó que la cifra total de defunciones por la pandemia en EE.UU., que hasta finales de marzo comparaba con una gripe, estaría entre las 60.000 y 65.000. Ayer iban por más de 67.000 fallecimientos, y comentó que “serán 80.000 o 90.000”.

Revivir América después de Covid-19 llevará años, no meses

Revivir América después de Covid-19 llevará años, no meses

(CNN) ¿Alguien realmente quiere los dedos de un barbero en su cara en este momento?

Aquellos de nosotros que descubrimos que no somos esenciales para mantener a la sociedad funcionando nos hemos quedado atrapados en casa durante semanas. Nos estamos volviendo locos en la caja repentinamente limitada de nuestras vidas, y un viaje diario comienza a sonar bastante bien.

Pero eso puede no significar que estamos listos para meternos en una multitud deportiva, usar un taburete de bar o aceptar la promesa del viejo anuncio de Southwest Airlines: “¿Ahora es libre de moverse por el país”? El miedo al contagio todavía nos tiene desviados cuando se acercan extraños, y esa astucia en última instancia podría frenar un repunte económico.

Otros 4.4 millones de estadounidenses presentaron reclamos de desempleo por primera vez la semana pasada, elevando el número de personas que han perdido el trabajo en las últimas cinco semanas a 26.5 millones apocalípticos.

Cada reclamo individual representa una vida al límite. Las personas que nunca tuvieron necesidades antes van a los bancos de alimentos, y la tasa de desempleo se acerca repentinamente al territorio de la Gran Depresión. Es la misma historia en todo el mundo.

El presidente Donald Trump cree que la demanda acumulada asegurará que la economía estadounidense despegue como un “cohete”, cuando la vida normal se abra y una vez que los clientes tengan la libertad de comprar y gastar nuevamente. 

Pero incluso si el virus se desvaneciera en los EE. UU., lo que no es así, las tiendas, restaurantes, bares y cines probablemente se reabrirían a una capacidad reducida. Un café que tenía seis camareros podría necesitar solo tres. Y no hay garantía de que esos otros trabajos volverán alguna vez.

Ese escenario se repetirá millones de veces. Menos trabajadores significarán menos personas con dinero para comprar automóviles e irse de vacaciones, lo que significará que industrias como el turismo, el entretenimiento y la hospitalidad tienen un largo recorrido. Entonces, después de ganar la batalla contra el coronavirus, la guerra para revivir a Estados Unidos probablemente continuará. Estamos hablando de años, no de meses.

Con información de CNN.